5 de enero de 2010

Across my head and thoughs

Si, ayer no puse frase de la semana. Ahogado en mis propios pensamientos y en la carga de trabajo, no me acorde nunca de comenzar esta semana con la frase, espero que no sea mal augurio. Total, no son tan malos otros 30 años de vasta soledad.

El Facebook me ha absorbido parte del tiempo, pero aun no se que buscar ahí. Digo, no he podido localizar a mis excompañeros de la prepa o de la secundaria, creo que se quedaron atorados con los gameboy de la edad de piedra y no le pegan a esto. Tampoco encuentro historias de corazones destrozados y ligeramente unidos con baba de caracol, solo para mantener apariencias.

Preguntandome también: ¿Dondé estás cuando se necesita? No se me hace justo que no te aparezcas...

2 comentarios:

Pequeña Saltamontes dijo...

Uh... es que no leías mi otro blog.

Puro drama de corazón roto, jeje.

Ánimo, lo superarás :)

Tomander dijo...

Superado siempre ha estado, solo que los fantasmas rondan distintas personas y tambien las poseen.

La ultima persona... no creo que caiga en ese espacio espectral.

Saludo PS