21 de mayo de 2010

Hablando de...

"Me multaron por ir a exceso de velocidad" dice el mensaje que recibí hace unas pocas horas de mi niña que se encuentra vacacionando en Miami. De estar en México el mensaje podría haber dicho "Le pague mordida al poli por que me detuvo por...".

¿Qué hace la diferencia? Alla se paga la multa, aqui se paga Mordida. Díganse "n" opciones entre mejor sueldo y respeto de las leyes y normas.
Varias veces he escuchado que un Mexicano se transforma en un excelente ciudadano cuando cruza la frontera fuera de su país, la Mayoría no todos, solo recordemos al "héroe" que apagó la llama del soldado desconocido del Arco del Triunfo durante la justa mundialista en Francia, por que en su estado etílico le pareció ver un incendio; Lo mas nefasto de todo el método práctico que utilizó para extinguir la llama: Orinándose en ella. (una nota fuera de foco por cierto)

Tal vez sea el ver lo mejor ordenado que se ven estructuras y los sistemas viales. Que de alguna forma nos hacen respetar el letrero de Stop en cada calle, o detenerte para que cruce algún peatón, y aquí ninguna de las dos.
Lo experimente en Noviembre pasado en un viaje a San Antonio donde me toco manejar y fue tan confortable la cordialidad de los conductores que hasta el tránsito no fue causa de stress. De hecho, fue raro escuchar el claxón de algún coche durante los tres días de estancia. La gente tiene prisa por llegar, comen igual, tienen horarios y programas por cubrir, al igual que nosotros aqui en esta Urbe Ciclópea. Por eso formulo la pregunta nuevamente ¿Qué hace la diferencia?

Será que acaso es el ritmo de vida en una ciudad, que no nos conocemos todos para decir buenos días por lo menos. O que le vamos al equipo contrario...si debe ser eso.

Yo digo que es cultura y en este punto debe ser cívica. Pero las escuelas han eliminado de su programa esa materia, debe ser por que aquí ya se olvidó que alguna vez existió. Y para hablar de cultura y su "falta de" tenemos harto tiempo.

2 comentarios:

Pequeña Saltamontes dijo...

Pues como bien dices es un asunto de cultura.

Vamos de mal en peor.

Vieras la mentalidad que tienen los jóvenes que actualemente están en las carreras en las que imparto clases.

No les gusta trabajar, quieren todo fácil, se atreven a ofrecerme dinero con tal de pasar la materia...

Imagínate a esos jóvenes construyendo puentes o atendiendo gente en hospitales...

Tengo miedo.

Tomander dijo...

Así es da miedo. Por donde quiera que voltees existe una deficiencia que únicamente propicia decadencia de una sociedad ordenada. Pero también nos faltan las bases o desempolvarlas por lo menos. Hay que fomentar el respeto, para empezar.